Dr. Ciro Zapata Lara
correo electronico facebook twitter

Miguel Zapata Rosas
Director
Casa de Cultura
Dr Ciro Zapata Lara
Zacapala, Puebla

LA PROCESION FANTASMA

Puede decirse que en relación a nuestro tiempo y a las narraciones anteriores, esta es muy reciente, tiene lugar en el mes de junio de 1960, se preparaba la festividad de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.


Procesion FantasmaDoña Petrita Abreu Lima, a quien la gente recuerda con cariño,  era la encargada de solemnizar esta festividad que tiene lugar el día 27 de junio. Para esto ella invitaba a sus vecinos, amistades y demás personas, para que asistieran al Rosario de Aurora, que se iniciaba a las cinco de la mañana a la salida del templo, se recorrían varias calles rezando el rosario y poco a poco se iban agregando a la procesión mas y más personas. Para que los que aun estaban descansando en su cama se dieran cuenta que ya era hora de sumarse a la romería, Doña Petrita iba al frente haciendo sonar una campanita y se detenía un momento en las esquinas donde se entonaba algún himno alusivo, dando así tiempo a que llegasen sus invitados. La gente acudía. Decían que era una forma bonita de comenzar  el día.

En una de estas madrugadas, la señorita Imelda Zapata Solís, estando profundamente dormida, un rumor extraño la despertó, creyó oír la campanita de Doña Petrita y se vistió de prisa. Cuando salió de su casa la procesión ya estaba terminando de pasar por la esquina y se apresuro para alcanzarla. No había luz eléctrica, pero algunas personas llevaban ceras encendidas. Le pareció muy extraño que no conociera a nadie aunque eran personas no del todo desconocidas, alguna vez las había visto. Quiso ir más de prisa para alcanzar a doña Petrita y hacerse de su compañía, pero no pudo localizarla. La procesión cruzo la plaza y entro al templo. Ella pensó que ya habían recorrido la otra parte del pueblo aunque seguía con la inquietud de que era muy de madrugada. Entro con las personas al templo, casi al entrar pusieron su imagen en el piso, y ella fue a dejar su ramo de flores a los pies de la imagen. La gente daba impresión de marcharse y también ella se salió del templo y se dirigió  su casa, preguntándose:¿Por qué Doña Petrita haría la procesión del rosario tan temprano? No teniendo la respuesta se fue derecho a su cama a dormir otro rato mientras llegaba el amanecer. A poco de haber conciliado el sueño, nuevamente la despertó el insistente sonar de la campanita. Como se había acostado  vestida, salió de inmediato. Las personas alegremente en la esquina cantaban: -¡Ho María, Madre mía, Ho consuelo del mortal…

Con extraña inquietud y muchos interrogantes se unió al grupo. Esta vez muy cerca de doña Petrita, a quien en cuanto tuvo oportunidad en la siguiente esquina le pegunto: -¿Y hora por que hizo dos procesiones? ¿Hace rato una y horita otra?

-Hora, como crees. Apenas horita venimos.

-¡No! ¡Si hace un rato paso la procesión!¡ Yo les acompañe!

Como ya se reanudaba el recorrido no pudieron seguir platicando, pero doña Petrita había quedado muy intrigada y cuando había terminado el rosario y con himnos se acercaban al templo, pregunto

-Dices que viniste a otra procesión? Si, yo vine. Hasta traje mi ramo de flores. Por eso horita no traigo nada.

Cuando entraron al templo, antes de llegar al primer arco, Imelda tomo del brazo a doña Petrita y le señalo a la izquierda del pacillo: maltrecho por las pisadas de las personas, estaba su ramo de flores.

Ya en el atrio Doña Petrita la alcanzo y le dijo: muchacha yo ahora recuerdo que cuando era niña, mis padres me contaron también de esa procesión  pero creí que solo era un cuento, ahora se que fue verdad.

 

Fin