Dr. Ciro Zapata Lara
correo electronico facebook twitter

Miguel Zapata Rosas
Director
Casa de Cultura
Dr Ciro Zapata Lara
Zacapala, Puebla

CELEBRACION DE DÍA DE MUERTOS

Día Primero de Noviembre - En nuestro pueblo la celebración del día de muertos, no es una fecha de luto y tristeza, al contrario, en los hogares hay más actividad familiar.

juradoEl ambiente se impregna del olor del cempasúchil y el copal, hay alegría, participación y convivencia.

Casa de Cultura Dr. Ciro Zapata Lara, fiel a su misión de preservar nuestra cultura organizó la segunda exposición de ofrendas en el centro de la población, donde los vecinos en su mayoría jóvenes y niños acudieron a visitar los altares y también a participar en el concurso de disfraz.

Jurado Calificador

En esta ocasión el jurado estuvo integrado por nuestro ya muy querido Párroco don José ramón Fuentes, las señoras Antonina Zapata Rosas, Petra Martínez Z. Elvia Tobón, Lorenzo Rojas Martínez y la señorita Aidé Rojas Tobón; quienes recorrieron los altares escuchando los interesantes mensajes que nos daban el representante de cada ofrenda de las diferentes instituciones las cuales incluimos a continuación; la premiación difícil quedo así:

Primer Lugar: Escuela Primaria Oficial Miguel Hidalgo y Costilla (Premiada con $1 000.00)

Dia de MuertosDia de Muertos

 

 

Segundo Lugar: Jardín de Niños Itzamna.

Dia de MuertosDia de Muertos

Tercer Lugar: Telesecundaria Juan Gómez Camacho.

Dia de MuertosDia de Muertos

El Jurado tomo muy en cuenta el mensaje transmitido por cada uno de los representantes de los altares mismos que incluimos a continuación, por considerarlos de gran valor por su contenido y su aportación cultural:

PRIMARIA OFICIAL MIGUEL HIADALGO Y COSTILLA:

La tradición del día de muertos y de los fieles difuntos es una tradición que se niega a morir….

Tradición Cristiana:

¿Celebrar a los muertos?, Si, para la cultura cristiana occidental, la tradición de rezar por los muertos se remota a los primeros tiempos del cristianismo, en donde se honraba con gran piedad su recuerdo y se ofrecían oraciones y sacrificios por ellos. Según enseña la Iglesia, cuando una persona muere, ya no es capaz de hacer nada para ganar el cielo, sin embargo; los vivos si podemos ofrecer nuestras obras para ayudar a los seres queridos a conseguir el perdón y la purificación de sus pecados para participar de la gloria de Dios.

La tradición Azteca:

En el mundo Prehispánico también existía un concepto muy desarrollado sobre la vida después de la vida. Para los aztecas por ejemplo, la muerte no era el final de la vida, sino una transformación. Creían que las personas muertas se convertirían en colibríes, para volar acompañando al sol, cuando los dioses decidieran que habían alcanzado cierto grado de perfección. Mientras esto sucedía, los dioses se llevaban a los muertos a un lugar llamado Mictlán, que significa lugar de la muerte o residencia de los muertos, para purificarse y seguir su camino.

El altar de los muertos:

Para los mexicanos, una manera de decir que el recuerdo de nuestros seres queridos ocupa un sitio sagrado es montar un altar.

¿Cómo montar un altar?

El altar se levanta en un altar con tres niveles, cubierto con un mantel morado o anaranjado, que representa el color del luto cristiano y uno blanco deshilado. El nivel inferior, representa el mundo, luego el purgatorio, donde se purifican las almas antes de llegar al último nivel, el Cielo.

En la ofrenda también se incluye comida, estos platillos son los que gustaban en vida el muerto. Los platillos tradicionales y que no pueden faltar son: la calabaza en tacha, los tamales, el mole, el atole, además del café y los cigarros.

En algunos lugares de México, la celebración de los fieles difuntos dura tres días:

El primer día para los niños y niñas. El segundo, para los adultos y el tercero, para quitar el altar y comer todo lo que hay en éste. A los adultos y a los niños se les pone diferente tipo de comida.

Cempasúchil, calaveras de dulce, veladoras, retratos de seres queridos pasados a mejor vida. El ambiente nos habla del día de muertos. Ya lo sabemos, a nuestro pueblo le encanta bromear con la muerte, lo que en otros países es un día de “luto” y tristeza por los muertos, para nosotros es motivo de oración, algarabía y convivencia.

¿Habrá quien piense que estas hermosas tradiciones –tan arraigadas en nuestro México- puedan ser sustituidas con otras costumbres alternativas como el Halloween? Probablemente sí, y de hecho lo estamos viviendo. Las calaveras de azúcar remplazadas por las calabazas. Ya no más Cempasúchil y altares de muertos, sino más bien disfraces de monstruos imaginarios y brujas. Adiós a los tradicionales dulces de muertos, mejor los sofisticados dulces en forma de fantasma. Quizá llegara el día en se presente tanta atención en los disfraces, calabazas y fiestas que nos olvidemos que a quienes recordemos son a nuestros antepasados difuntos.

Como verás, existe en las ofrendas un sincretismo de fe católica traída por los españoles y fuertes raíces prehispánicas en la comunión de dos culturas.

Haga click aqui para leer sobre el 2 de noviembre, día de muertos.